Como perciben los colombianos a los venezolanos

Colombianos piensan que venezolanos afectan la economía y seguridad

También están menos dispuestos a convivir con los migrantes, de acuerdo con los resultados del Barómetro de las Américas 2021, del Observatorio de la Democracia.

El panorama es desalentador. Cada vez son más los colombianos que creen que los venezolanos no deberían recibir ayudas y los que no estarían dispuestos a convivir con ellos. Así lo revela la última encuesta del Barómetro de las Américas 2021, del Observatorio de la Democracia, de la Universidad de los Andes.

“No es un panorama ajeno a otras sociedades que han enfrentado fenómenos masivos de migración, especialmente de personas de bajos recursos que son percibidas como una amenaza o competencia”, cuentan en su análisis Miguel García, co-director del Observatorio; Juan Camilo Núñez, politólogo de Los Andes y Carlos Arturo Ávila, economista de la Universidad Nacional.

En 2018, 28 % de las personas contestaron no estar de acuerdo con que se ofrezca servicios sociales a los migrantes. Este resultado se incrementó a 47 %, en 2021. Casi la mitad de los encuestados (48 %) dijo que les molestaría tener una persona venezolana como vecino, cuando en 2018 ese porcentaje era de 32 %.

No obstante, las cifras más preocupantes se dieron cuando se les preguntó si consideraban que los problemas de inseguridad empeoraban por ellos, a lo que 81 % respondió que sí e, incluso, varios de los encuestados afirmaron que la migración resultaba inconveniente para la economía del país.

Para conocer más cifras, navegue este interactivo:

En este último caso, según los investigadores, la percepción y la realidad no se articulan: “economistas y sociólogos han asegurado que la llegada de migrantes a largo plazo no genera deterioro y, probablemente, Colombia ya se está beneficiando, como en su momento lo han hecho otros países con sus migraciones”, explicaron.

El Barómetro de las Américas entrevistó a 1.500 personas de América Latina y el Caribe, que durante 45 minutos contestaron una encuesta telefónica asistida por computadora. Se trató de un cuestionario central estandarizado a personas que fueron seleccionadas a través de muestras representativas.

A la pregunta ¿usted diría que la cultura de Colombia es debilitada o enriquecida por los venezolanos que vienen a vivir aquí? El porcentaje creció, pues 85 % respondió que sí se debilita, frente al 15 % que dijo que la enriquece. Los colombianos mayores y que habitan Bogotá y la región oriental son quienes más creen que esta ola migratoria ha impactado negativamente al país.

Miguel García, co-director del Observatorio, dice que estos resultados pueden ser la consecuencia de un discurso creciente por parte de sectores políticos y medios de comunicación que asocian la migración venezolana con impactos negativos y que notablemente inciden. Esta percepción negativa actual va también en línea con lo que ocurre en países del vecindario regional.


Un 50 % cree que los ricos siempre compran las elecciones

61 % de los encuestados en América Latina asegura que la democracia es preferible a cualquier otra forma de gobierno, no obstante, el compromiso con la misma ha disminuido y, al tiempo, la legitimidad de sus representantes electos. Juan Camilo Plata Caviedes, editor del informe, explica que la insatisfacción con la democracia en Colombia se viene profundizando. “Bajo estas condiciones, el debate electoral puede facilitar el resurgimiento de preocupaciones como la corrupción y la consolidación de la baja tolerancia política”, agrega.

De hecho, en el país solo 18 % cree que los votos siempre se cuentan correctamente y 50 % que los ricos siempre compran las elecciones. Frente a países como Uruguay en donde más de la mitad de las personas (75 %) cree que los votos siempre se cuentan como debe ser, lo que no ocurre con Guyana y Jamaica, que tienen niveles bajos de credibilidad.

Análisis de los investigadores sugieren, además, que los cambios concretos en las políticas públicas, relacionadas en el acceso equitativo a los recursos de la campaña ayudarían a mejorar las creencias sobre la integridad de las elecciones y apoyo a la democracia, pues apenas 22 % de los encuestados en el país confía en las mismas.

Para conocer más cifras, navegue este interactivo: